Actuemos

Compre productos que estén mínimamente empaquetados.

Recicle el papel, el plástico, el vidrio y los metales. Reutilice, repare y adapte las cosas que ya posea para ahorrar dinero y reducir la cantidad de residuos que van a parar al vertedero local.
Aísle las ventanas y puertas para aumentar la eficiencia energética.
Ajuste su termostato, más bajo en invierno y más alto en verano.
Sustituya los electrodomésticos viejos por modelos que aporten un consumo más eficiente y cambie las bombillas de casa (las CFL o LED gastan una mínima cantidad de la energía que usan las ordinarias)
Conecte sus aparatos eléctricos a una extensión múltiple y ahorre energía desconectándolos por completo cuando no estén en uso
Lave la ropa con agua fría o templada
Opere el lavaplatos sólo cuando esté lleno y no use calor para secarlos
Coma menos carne, pollo y pescado
¡Plante árboles!
En el trabajo y en la calle
Puede imprimir usando las dos caras (o no imprimir si no es estrictamente necesario).
Usar tazas, cuchillos y tenedores reutilizables.
Piénselo dos veces antes de emprender un viaje. Si una videoconferencia puede ser suficiente, ahórrese los trastornos y los gastos —y las emisiones de CO2.
Evite los atascos de tráfico .Evite los atascos de tráfico. Camine, use siempre que pueda el transporte público y reduzca su huella de carbono personal. Muévase en bicicleta. Siempre que pueda comparta vehículo con vecinos, amigos o compañeros de trabajo.
Ir por las escaleras muchas veces es más rápido que tomar el ascensor.
Pida a su empresa que se una al Pacto Mundial de la ONU y sea parte de la solución de dos de los retos medioambientales más importantes de nuestros tiempos: el cambio climático y la sostenibilidad de los recursos hídricos.
¡Alce la voz!
Pida a las autoridades locales y nacionales que adopten medidas de salvaguardia del medioambiente
Díganos las acciones que ha adoptado para atajar el cambio climático usando la etiqueta #clima2017 en las redes sociales
¡Sepa cuál es su huella de carbono!
Descubra cuánto CO2 genera su estilo de vida y la cantidad de recursos que se consumen para poder usted vivir como vive. Cuando conozca el impacto que genera su estilo de vida, puede empezar a hacer los cambios necesarios y a hacer seguimiento de las mejoras que vaya logrando. Anime a otros a hacer lo mismo y genere una sana competición con amigos y parientes para conseguir estilos de vida con bajo impacto en las emisiones. Calcule las emisiones de CO2 generadas por sus viajes en avión.