Apertura de La Secretaria General de las Naciones Unidas

Discurso de apertura de La Secretaria General de las Naciones Unidas
Buenos Aires, (Fecha a definir)
Comisión internacional sobre el medio ambiente
Tema: Problemas ambientales y calentamiento global.
Señor Presidente,
Distinguidos Jefes de Estado y de Gobierno,
Excelencias,
Señoras y Señores
Buenos días,
La Secretaría General de las Naciones Unidas les agradece a todos por asistir y les da la bienvenida a todas las naciones participantes de esta conferencia.
Cada año como es habitual nos reunimos para tratar con suma seriedad la situación del mundo en el que vivimos.
En este año quiero poner a discusión como dijo el científico Barry Commoner que “La crisis medioambiental es un problema global y sólo la acción global lo resolverá”.
Hoy en día, veo que los gobiernos de algunos Estados invierten cada día con más ahínco en crear armas de destrucción, sin fijarse siquiera que están reduciendo las inversiones en lo que respecta a la calidad de vida de las personas y los ciudadanos a los que dicen defender.
Sin embargo, los días que corren son de transformación en lo que concierne al mundo dado que el cambio climático no es especulación de tal o cual país contra otro ni un hecho de ciencia ficción en un futuro distópico. No, damas y caballeros es una realidad en la que estamos inmersos y en la que no podemos dar marcha atrás y que nos concierne a todos.
Los efectos son visibles y no son menores, sino que son graves, preocupantes y cada vez pegan con más fuerza.
Durante las últimas décadas las precipitaciones han aumentado en promedio un 65% y el nivel del mar aumentó 8 pulgadas, según datos de la National Geographic.
Fenómenos climáticos como el niño o la niña se manifiestan con mucha más vehemencia de lo habitual y a esto le debemos sumar la tala indiscriminada de árboles que está generando en todas partes del mundo aludes e inundaciones con frecuencia.
Esto, en definitiva, conlleva a que las personas contraigan enfermedades, pierdan sus tierras y hogares y, a su vez, que sus posibilidades de desarrollo sean muy bajas.
Las lluvias en áreas de sequias se reducirán un 10% en los próximos 50 años, mientras que en otros el volumen de precipitaciones aumentará el doble.
Estas son solo algunas consecuencias que están sucediendo, pero si continuamos de esta manera, sin abrir los ojos y tomar cartas en el asunto, vendrán consecuencias peores y seremos conducidos inevitablemente a un camino mal delineado cuyo final es incierto y con resultados nefastos.
Empero, gracias a nuestras constantes insistencias en el tema y los diferentes planes que ideamos como Los Objetivos del Desarrollo del Milenio o la Acción Lima-Paris, no solo se redujo las emisiones de gases de efecto invernadero, también la basura contaminante.
Además, se logró concientizar a un grueso bastante grande de población.
Nuestra labor concretará más resultados favorables pero es preciso remarcar dos puntos importantes.
En primer lugar, es obligación recordar y reiterar acuerdos y resoluciones que deben cumplirse o, por lo menos, tratar de ir en pos de esos objetivos a los que se comprometieron a cumplir ya que es su deber.
Ejemplo de esto es la resolución 2997 (XXVII) del 15 de diciembre de 1972, fecha en la que se estableció el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.
Otros casos son el Acuerdo de Paris celebrado el 22 de abril de 2016; la Declaración del Milenio, la Declaración de Johannesburgo sobre el Desarrollo Sostenible y el Plan de Aplicación de las Decisiones de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo), el Documento Final de la Cumbre Mundial 2005, el documento final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Río de Janeiro (Brasil) del 20 al 22 de junio de 2012.
En segundo lugar, resulta pertinente observar una problemática que atañe, en este mundo globalizado, a todos.
Me refiero a la basura electrónica o “e-waste”.
Tenemos que empezar a racionalizar los volúmenes de basura y desechos electrónicos que son producidos.
La innovación en tecnología es fascinante y sirvió y sigue sirviendo, pero sumada a la lógica de mercado capitalista, genera una enorme cantidad de desechos.
A su vez, al año se descartan 10 millones de celulares, de los cuales el 30% termina en rellenos o basurales a cielo abierto emanándose a la atmósfera metales pesados tóxicos como plomo, mercurio, plata, cobre, magnesio y cadmio.
Las empresas que producen estos aparatos deberían ser las que den solución a esta problemática.
Por su parte, los Estados deben exigir ante las empresas que den una solución y controlar que esto sea así.
Observamos con gran preocupación como las personas contraen enfermedades que incluyen, entre cosas, cáncer, daños y progresivo deterioramiento en las vías respiratorias y disminución de glóbulos rojos.
Por su parte, los países desarrollados, que pertenecen al denominado primer mundo, tampoco pueden hacer oídos sordos a esta cuestión por la simple razón que usan mano de obra, en ocasiones, en condiciones de esclavitud para realizar sus productos y también sus tierras como depósito de desechos, sin considerar que ellos tienen el mismo derecho que todas las demás personas a un ambiente sano.
No les importa si es legal o no, mientras no le afecte a la población por la que son representantes no hay problema y como no pueden protestar lo siguen haciendo de manera arbitraria.
Sin embargo, instó a todos los países que dejen de pensar como si fueran el centro de todo. Dejen de ser egoístas. Tengan empatía y no hagan lo que no les gustaría que le hagan.
Excelencias,
Señores y Señoras,

No habrá paz ni desarrollo si no se respetan derechos humanos y el pleno estado de derecho.
En sí, como organismo internacional nos estamos ocupando, pero necesito de su colaboración.
Con todo lo que está en juego tenemos que trabajar al unísono entre disciplinas, estructuras y en los diversos lugares coordinadamente.
Estamos agradecidos por su participación porque entendemos, y como se ve reflejado en nuestro escudo, todos los países que forman los 5 continentes del mundo no debemos simplemente coexistir, sino cooperar porque el planeta Tierra es el planeta de todos y todos tenemos que realizar acciones, pequeñas o grandes, para resolver problemáticas ambientales, estabilizar nuestro clima y prevenir problemáticas futuras.
 Entendemos que el desarrollo sostenible es la clave para lograr nuestras esperanzas y sueños en el futuro.
Desde ya les agradezco a todos y les garantizo que pondré todo cuanto pueda de mi parte al servicio de nuestra humanidad para tratar de solucionar estos problemas.
Gracias.