Conclusiones finales de la Cumbre del Clima de París.

Desde el 30 de Noviembre hasta el 11 de Diciembre se ha celebrado en París la Cumbre sobre el Cambio Climático. Que ha concluido con un acuerdo de 31 páginas jurídicamente vinculantes, es decir, que el texto final firmado tiene efectos jurídicos sobre los países que están comprometidos con el pacto del COP21, aunque las medidas que cada país adopte no lo serán.

La cumbre del COP21 ha sido una de las mayores conferencias diplomáticas jamás organizadas. Han participado 196 Gobiernos de los países y aproximadamente 22.000 personas entre delegados y participantes de la conferencia de las Naciones Unidas. El director de Greenpeace ha declarado que: “A veces parece que los miembros de las Naciones Unidas no pueden unirse, pero casi doscientos países se han reunido y llegado a un acuerdo. Hoy la humanidad se ha unido por una causa común, pero lo que pase tras esta conferencia es lo que realmente importa”.

El papel de Francia ha sido clave. Francia, respecto al cambio climático, es un posible referente de políticas nacionales sobre el clima y uno de los emisores de gases de efecto invernadero más bajos entre los países industrializados. Además está haciendo muchos esfuerzos políticos y económicos para la mitigación del cambio climático y acoger la cumbre ha sido el principal ejemplo.

El objetivo primordial de esta cumbre ha sido claro: mantener el calentamiento global por debajo de 2 grados en comparación con los niveles preindustriales y adaptar nuestras sociedades hacia este objetivo. El objetivo no ha sido posible y se espera que la temperatura sea de unos 2,7 o 3 grados con las propuestas presentadas por todos los países que han asistido. Por ello, a partir del año 2020, el acuerdo será ratificado por los países y revisado cada 5 años donde los países deben mejorar sus compromisos de reducción de emisiones.

Las propuestas presentadas antes de la cumbre por los países que más contaminan han sido:

  • EEUU Reducción de entre un 26 – 28% de los GEI respecto a 2005
  • China Reducción de entre un 60 – 65% de los GEI respecto a 2005
  • UE Reducción de un 40% de los GEI respecto a 1990
  • India: Reducción de entre un 33-35% de los GEI respecto a 2005
  • Rusia: Reducción de un 25-30% de los GEI respecto a 1990
  • Japón: Reducción de un 25% de los GEI respecto a 2005
  • India: Reducción de un 33-35% de los GEI respecto a 2005

Sin embargo, se ha conseguido una alianza entre: países emisores, los más vulnerables, los más ambiciosos, los escépticos, los ricos y pobres, en  contra el cambio climático. Las negociaciones han sido exitosas gracias a Laurent Fabius, ministro Francés de exteriores que se ha ido reuniendo desde 2012 con los miembros de los países participantes al conocer que sería el presidente de la cumbre. Un hombre tranquilo y cauto que ha lidiado con las encarnizadas negociaciones y que acabo la cumbre con un pequeño lloro y una gran obación. El acuerdo supone un punto de inflexión que prevé generar el impulso necesario y demostrar que todos los países se están moviendo en la misma dirección. Según Obama: “un paso adelante esencial y un mensaje muy fuerte”.

A lo largo de la cumbre además de negociaciones, hubo 12 eventos temáticos donde actuar: Bosques, Agricultura, Resiliencia, Transporte, Edificios, Financiamiento Privado, Contaminantes Climáticos de Corta Vida, Día de la Acción, Energía Renovable, Acceso a Energía y Eficiencia, Ciudades y Subnacionales, Empresas e Innovación. Todos estos sectores se han incluido en el acuerdo, pero los dos sectores que más emisiones han generado, la aviación y el transporte marítimo  que han quedado fuera y suponen una brecha en el acuerdo.

Otras conclusiones relevantes que se deducen de la cumbre son:

  • El fin de la era del petróleo y combustibles fósiles está cerca, y sin duda es el objetivo marcado para lograr la reducción de 2 grados. Hubo propuestas como la iniciativa solar de la India, la de Energías Renovables de África, y más de 1000 alcaldes y líderes que apoyan que el 100% de la energía sea de origen renovables.
  • Un fondo económico de unos 100.000 millones de dólares para países en desarrollo.
  • Los países tienen responsabilidades comunes pero diferenciadas. Los países desarrollados deben asumir la mayor parte de la responsabilidad y asumir una justicia climática con los países donde se les ha expropiado sus recursos naturales.
  • Neutralizar el clima, eliminando CO2 de la atmósfera mediante forestación, gestión de suelos, almacenamiento de carbono, etc.

Para finalizar esta cumbre con buen pie y como se hace desde el COP13 de Brasil, la huella de carbono del evento ha sido medida y será compensada a través de reducciones certificadas de emisiones RCE, hasta que sea neutra climáticamente, como buscamos con nuestro planeta.