Filipinas

Municipio: Cueto
Escuela Primaria: Jorge Soto Rosabal
Lema: La educación ante los retos de un mundo mejor
Sr. Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Gutiérrez
Excelentísimos jefes de estado, ministros e invitados:
Las pruebas de que los seres humanos estamos provocando el calentamiento global son concluyentes, pero la cuestión de qué se puede hacer al respecto sigue creando polémica. La economía, la sociología y la política son factores importantes a tener en cuenta a la hora de planificar el futuro. Incluso si dejásemos de emitir gases invernadero (GEI) hoy mismo, la temperatura de la Tierra aún subiría algo más de medio grado centígrado. Aún así, lo que se haga a partir de ahora supone una gran diferencia. Existen muchos sectores posibles, entre los que se incluyen mejoras en la eficiencia energética y en economía de combustible (de forma que se tenga que producir menos energía), y aumentos en energía solar y eólica, en el hidrógeno producido mediante fuentes renovables, en biocombustibles. Obtenidos de los cultivos), en gas natural y en energía nuclear. También existe la posibilidad de recoger el dióxido de carbono que emiten los combustibles fósiles y almacenarlo bajo tierra, proceso denominado “secuestro de carbono”.Además de reducir los gases que enviamos a la atmósfera, podemos también aumentar la cantidad de gases que quitamos de la atmósfera. Las plantas y los árboles absorben CO2 a medida que crecen, Las plantas y los árboles absorben CO2 a medida que crecen, con lo que “secuestran” carbono de forma natural. Un aumento de áreas boscosas y la aplicación de ciertos cambios en la agricultura podrían incrementar la cantidad de carbono que almacenamos. Algunas de estas tecnologías presentan inconvenientes, y las diferentes comunidades tomarán medidas diferentes sobre cómo obtener la energía, pero la Buena noticia es que existe una gran variedad de opciones para que nos dirijamos a la consecución de un clima estable.
Además de intentar proteger la biodiversidad, otro de los mayores retos en Filipinas es el cambio climático a consecuencia de la acción humana. La isla de Mindanao se salvó del azote del gran tifón “Haiyan” en 2013, pero aún sufre las consecuencias del ciclón “Bopha”, que el año pasado dejó por los suelos pueblos y bosques enteros. Se calcula que en Filipinas queda ahora mismo entre el 2 y el 7 por ciento de las selvas tropicales originales, cuando hace menos de un siglo todavía quedaba un 70 por ciento. Los bosques desaparecen, los desiertos se extienden, miles de millones de toneladas de tierra fértil van a parar cada año al mar. Numerosas especies se extinguen. La presión poblacional y la pobreza conducen a esfuerzos desesperados para sobrevivir aun a costa de la naturaleza.
 Filipinas ha integrado  la adaptación al cambio climático y la reducción del riesgo de desastres en el sector educativo. Una mayor atención de los medios de comunicación, una firme voluntad política y el aumento de la ayuda externa tras las secuelas de desastres naturales frecuentes reveló vínculos entre la gestión de desastres y la educación. El gobierno comenzó a abordar estos desafíos a nivel nacional mediante la Ley de Cambio Climático de 2009, que integró la adaptación al cambio climático en la corriente principal de la política del gobierno de Filipinas. Como resultado de la Ley, el Departamento de Educación tomó medidas para integrar la educación sobre el cambio climático en los programas de la escuela pública, y la gestión del riesgo de desastres se incorporó a la administración escolar en las regiones más vulnerables. Con el tiempo, estas escuelas han integrado cada vez más la educación sobre la respuesta a los desastres y las actividades de preparación, tanto de forma independiente como con el apoyo de organizaciones externas, y han dado prioridad al diseño y la construcción de estructuras escolares resistentes que pueden servir no sólo como centros de educación, sino también como lugares públicos en tiempos de emergencia.
Como líder de 85 millones de filipinos repartidos en 7.100 islas, la primera responsabilidad es proporcionar a la población, especialmente a los más pobres, los alimentos y recursos necesarios, algo que podría hacerse armonizando tanto el crecimiento económico como las necesidades de un medio ambiente limpio." es una obligación moral ayudar a preservar la belleza y abundancia de la naturaleza para las próximas generaciones". Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo. Un mundo mejor es posible.

Gracias