Haití

Excelencias:
Indudablemente, los últimos años han sido el decenio del medio ambiente, aunque no hayan recibido esa denominación oficial. En todo el mundo se han levantado voces que exigen la adopción de medidas eficaces para proteger el ambiente, han surgido asociaciones e instituciones para defenderlo y, bajo la presión de grupos cada vez más conscientes, los gobiernos han tenido que promulgar leyes destinadas a conservar el bien más precioso de nuestra existencia: la naturaleza.
Gracias a los grupos ambientalistas y a los medios de comunicación, el interés suscitado por las cuestiones ambientales ha pasado a ser de alcance internacional, y la República de Haití no ha escapado a este fenómeno.
Los que piensen desde lejos en un pequeño país como el nuestro quizá crean que los problemas que preocupan a los ecólogos de otras partes del mundo (la Lluvia ácida, la dioxina, los metales pesados, los difenilos policlorados, etc.) son totalmente desconocidos en Haití. Pensar de esta manera sería pecar de ingenuo. Aunque el vocabulario empleado varía de una latitud a otra, los problemas ambientales conciernen a toda la humanidad. Las repercusiones pueden ser menos espectaculares en un país u otro, pero el resultado final es para todos el mismo, la destrucción de la vida.
La contaminación es una realidad en nuestra vida y es que, por desgracia, cada vez oímos más voces sobre ella. Muchos son los países que están buscando una buena solución a este problema global, aunque parece que les cuesta mucho llegar a un acuerdo que satisfaga a todos los actores del escenarios. De mientras, las consecuencias se siguen viendo, empeoran y más se destruyen los hábitats naturales que un día hicieron de este planeta un planeta verde y azul de envidiar por muchos.
Desgraciadamente, el nivel económico y social en el que se encuentre el ser humano afecta en los efectos de la contaminación. La pobreza, el acceso a agua potable y una vivienda cerca de la combustión de leña y carbón influyen en la salud de las personas que viven en esas condiciones, aún así la contaminación ambiental afecta más a los ancianos, niños, embarazadas y enfermos con problemas respiratorios.
La contaminación química también daña a los animales del mar, esto se debe a los restos de metales y sustancia que hay como el mercurio, cadmio, cobre y plomo. Y la contaminación acústica en los océanos ha afectado también a la salud de especies submarinas como ballenas, delfina y otros animales.
Como puedes ver, son muchas  las consecuencias que la contaminación nos trae a nuestras vidas y al futuro de la sociedad y de nuestros hijos. Es por ello que, si entre todos, podemos hacer un pequeño esfuerzo, estaremos contribuyendo a que nuestro planeta sea mucho más sostenible y esté más saludable.
Pero la contaminación no sólo nos afecta a nosotros destruyéndonos el sistema respiratorio, cardiovascular y neurológico, también afecta a la naturaleza (plantas, fruta, vegetales, ríos, bosques, animales…). No podemos pasar del tema, de todos depende, es muy importante controlar la contaminación para mejorar nuestra calidad de vida y asegurarnos un futuro mejor.
En Haití, como en todas partes del mundo, la población esta adquiriendo cada vez más conciencia de los peligros relacionados con la degradación del ambiente. Pero mientras los países más prósperos pueden reservar un alto porcentaje de sus respectivos presupuestos para investigar soluciones más o menos eficaces para los problemas ambientales, la precaria situación económica de Haití empuja a soslayarlos. ‘TJn estómago con hambre no tiene oídos”, dice un proverbio francés. ¿Cómo se puede convencer a alguien de que no debe cortar un árbol si esa persona está convencida de que lo que esta haciendo contribuye directamente a su supervivencia?
Los problemas del medio ambiente constituyen una de las preocupaciones mayores de nuestra época. Esos problemas no respetan fronteras. Como dijo el Dr. Wiied Kreisel, Director de la División de Saneamiento Ambiental de la OMS, ‘la imagen del mundo como pueblo universal es cada vez más real, no solo en la esfera de las comunicaciones y transportes, sino también porque todos los pueblos resultan afectados por la contaminación de los océanos, la destrucción de los bosques tropicales, la desertización de las tierras arables y las precipitaciones ácidas y nucleares”.
Entonces hoy más que nunca levantemos nuestras voces y digamos Basta y hagamos cumplir el acuerdo  de la reciente cumbre  sobre el  cambio climático celebrada en  Francia en el 2016, la protección del medioambiente está en nuestras manos no la dejemos perder.
Muchas Gracias.
Presidente: Jovenel Moïse