Líbano

 

Sr: António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, señoras y señores participantes en esta cubre medio – ambiental.  
Vengo representando la nación del Líbano la cual logra su definitiva independencia el 22 de noviembre de 1943, es un país de Oriente próximo, que limita al sur con Israel, al norte y al este con Siria, y está bañado por el mar Mediterráneo al oeste.
  El medio ambiente del Líbano se vio seriamente afectado durante la guerra civil, que se prolongó de 1975 a 1990. Durante el conflicto se destruyeron ecosistemas, no se respetaron las regulaciones medioambientales y se abandonaron los programas de conservación. Tras la guerra, la mayor parte de los esfuerzos gubernamentales se orientaron a la recuperación de la infraestructura básica del país. No obstante, en los últimos años, Líbano ha aumentado su compromiso con la limpieza y conservación del medio ambiente.
  Antes de la guerra civil Líbano era un importante centro comercial, financiero e industrial. Esta productividad tuvo consecuencias medioambientales, como la contaminación derivada del vertido incontrolado de aguas fecales y residuos industriales. Los residuos sin tratar se vertían en las vías de agua o se volcaban en profundos pozos, que a veces contaminaban los acuíferos subterráneos. Los residuos tóxicos sólidos se depositaban en vertederos municipales sin procesos de tratamiento previo. Aunque el gobierno libanés se está esforzando por poner en práctica métodos de vertido de residuos que sean más seguros desde el punto de vista medioambiental, muchas industrias continúan contaminando las vías de agua y las zonas costeras.
  Líbano tiene la mayor densidad de población de Oriente Próximo, con una media de 388 habitantes /km², y el irregular desarrollo de las ciudades amenaza las zonas no desarrolladas del país. Como consecuencia de ello, durante los últimos años ha aumentado la erosión del suelo y la desertización.
  Los bosques de cedro de Líbano fueron  muy famosos en la antigüedad, pero la tala intensiva a lo largo de los siglos ha reducido la superficie boscosa a una fracción de su extensión original. Los cedros de Líbano han sido citados en la Biblia y otras obras de la literatura antigua y continúan siendo un referente del orgullo nacional. De hecho, en la bandera del Líbano figura un cedro. En 1997, Líbano estableció la reserva de cedros, que ocupa el 5% del territorio nacional.
Señores y Señoras
 La conservación y sostenibilidad ambiental debe ir ligada a una adecuada educación ambiental dada que es un proceso que pretende potenciar actitudes de conservación y mejoramiento del medio ambiente. Es considerado como un área fundamental para la formación de estudiantes y cualquier persona. De ahí  que la escuela y la comunidad son un binomio inseparable, para fomentar y concientizar desde edades tempranas una conducta ambiental adecuada.
El papel de la educación ambiental en El Líbano
 
  La educación ambiental es una estrategia que le imprime un carácter de pertinencia a la educación, puesto que sus propósitos formativos favorecen el análisis de contexto, la reflexión crítica y la acción responsable, alrededor de las problemáticas ambientales locales.
Esto permite la comprensión de las relaciones de interdependencia de los seres humanos con su entorno desde el conocimiento de su realidad biofísica, social, política, económica y cultural, genera actitudes de valoración y respeto por sí mismo, por los demás y en general, por todas las formas de vida, lo cual apunta directamente al fortalecimiento de las competencias, ya que,  permite incorporar la Mayor cantidad de áreas académicas para llegar a entender el problema.
  El Proyecto Ambiental Escolar (PRAE) es considerado como eje primordial de la actividad escolar para construir una conciencia ambiental, dando la oportunidad de cambiar la visión cómoda de ver la naturaleza como un proveedor de bienes y servicios inagotables y de ver el tema simplemente como una rama de la biología, proporciona la oportunidad de ir cambiando modelos tradicionales, invitando a los estudiantes a solicitar espacios y tiempos para trabajar en la búsqueda de soluciones ambientales para la Institución y el entorno escolar.
  La importancia de los Proyectos Ambientales Escolares radica en proveer tanto a las instituciones, como a los educadores y en último  a los estudiantes, las bases para la formación en valores ambientales, pero sobre todo a fomentar desde tempranas  edades, estrategias que posibiliten el desarrollo de una verdadera cultura ambiental. No se trata tan solo que exista gubernamentalmente una estrategia, sino además, que ésta sea puesta en marcha, y que se cree en las instituciones un interés genuino por dar respuesta a problemas reales.
  Las problemáticas que se discuten en un colegio y que afectan a una comunidad estudiantil, son también alguno de los problemas que aparecen en las comunidades o barrios de muchas de las ciudades o regiones del país. Enfrentar a los estudiantes con este contexto e incentivarlos en la solución generará en ellos desde temprana edad una cultura por no solo cuidar el ambiente, sino convertirlos en ciudadanos proactivos. Así, el diseño de una cartilla en educación ambiental es una estrategia que pretende formar una ciudadanía responsable iniciando con los niños y niñas de la primera infancia ambientalmente educada.
¡Logremos juntos un mundo verde!


Muchas gracias