Ucrania

EXCELENCIAS,
SEÑORES INVITADOS, MINISTROS, SEÑOR SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS ANTONIO GUTIERRES:

En el umbral del segundo milenio, la humanidad afronta una de las circunstancias más trágicas de sus vidas en el planeta Tierra. En primera instancia, la experiencia del impacto de sus actividades en el ambiente y en segunda, el constante sentimiento de lucha contra el tiempo para revertir los procesos que dañan su hogar y así poder devolver al ecosistema su estado inicial.
 Ante esta realidad, Ucrania es un país que no escapa a estos problemas medioambientales La contaminación del aire es severa y proviene de las plantas de energía convencionales y de los centros urbanos. La minería ha destruido gran parte del ambiente rural por la tala indiscriminada de árboles  y los sistemas acuíferos están muy contaminados. El agua potable es escasa, los desechos tóxicos y domésticos suponen una amenaza severa a la salud y al medio ambiente debiendo estos ser almacenados, enterrados e incinerados en territorios confiables llamados vertederos que ocupan el 7 % del territorio donde muchos pueden ser reciclados.
 Al transcurrir más de 30 años, Ucrania es noticia  en todo el mundo a consecuencia de la catástrofe nuclear de Chernóbil, que aún es uno de los problemas medioambientales más graves del país  ya que contaminó hasta el 10% de la tierra de su territorio con precipitaciones radioactivas y al menos el 2% se vio seriamente afectado, comprometiendo la salud de la población, especialmente cáncer de tiroides en los niños, y se estima que continuará durante décadas.
.La población que vive a cientos de kilómetros de Chernóbil continúa expuesta a niveles de radiación peligrosos en la comida de origen local. La contaminación de los alimentos  afecta especialmente a ciertos productos como la leche, las bayas y las setas silvestres que absorben de forma muy rápida la radiación depositada en la parte superficial del terreno. Bastaría un millón de euros anuales para evitar que estos campesinos  tuvieran que consumir alimentos contaminados. Bastaría con proporcionar piensos limpios para su ganado y fertilizantes especiales que permiten la progresiva limpieza de los suelos contaminados. Sin embargo, estas tareas han sido olvidadas..
 Estos problemas medioambientales que presenta el país de Ucrania comprometen a un máximo por ciento la continuidad de la vida pues la temperatura media global aumentó 0.7 grados centígrados durante el siglo pasado, una amenaza sin precedentes para todos los seres vivos del planeta como consecuencia de la acumulación de los residuos materiales e inmateriales de la civilización industrial.
A pesar del progresivo deterioro del medio ambiente en este país, Ucrania mantiene un sistema de humedales protegidos bajo la Convención Ramsar sobre zonas húmedas, además de tres reservas de biosfera designadas por el programa El Hombre y la Biosfera de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Las zonas protegidas totalizan el 3,4% de la superficie del país. Se ha  ratificado acuerdos medioambientales internacionales relativos a contaminación atmosférica, Tratado del Antártico, biodiversidad, cambios medioambientales, vertido de residuos al mar, prohibición de realizar ensayos nucleares, capa de ozono y contaminación naval.
Los líderes se comprometen a que el calentamiento global no sobrepase los 2 grados centígrados con respecto a valores preindustriales, el límite fijado por los científicos para que no haya graves consecuencias. Además acuerdan fijar las medidas que se aprueben en esta Cumbre y establecen como objetivo para el fin de siglo  de CO2 lograr una economía global libre de carbono y con una reducción considerable de las emisiones.
Señoras y señores,  el planeta Tierra se va desgastando y deteriorando significativamente en los últimos siglos por culpa de los seres humanos, por el descuido hacia el problema ambiental. No se puede abordar las posibles estrategias de solución de manera sesgada apelando sólo a los instrumentos políticos, económicos y jurídicos. Si la sociedad deja de ignorar que el problema no es de la naturaleza sino de nuestra forma de relacionarnos con ella, entonces estaríamos en condiciones de ahondar en nosotros más que en elementos externos.  A causa de la arrogancia, avaricia e indiferencia de muchos hijos de la Tierra, hemos alcanzado el final de la vida y el comienzo de la supervivencia.
                                        Preservemos la vida, porque un mundo mejor es posible.
                                                                                                            Gracias